Google+

3 de julio de 2014

Flores Arrocha, el último bandolero


Bandolero Serranía de Ronda

31 de Diciembre de 1932

Varios hombres, entre los que se encuentran tres guardias civiles, descansan en un roquedal de la Serranía de Ronda
Uno de ellos sostiene las riendas de un mulo del que cuelgan lo que parecen ser las piernas de un hombre: es Francisco Flores Arrocha, uno de los últimos bandoleros andaluces, que acaba de ser abatido a tiros.

Flores se había echado al monte un año antes, cuando en una discusión por la compra de una finca mató a la hija de su primo Salvador, una muchacha de apenas 18 años que involuntariamente se había visto envuelta en la refriega.
Oculto en la Serranía de Ronda, que conocía como la palma de su mano, logró poner en jaque durante meses a las autoridades adquiriendo algo de fama en la España de la época, aunque realmente le daba igual... en su cabeza sólo había lugar para un sentimiento: la venganza.
Y así una mañana, espoleado por el odio y la rabia incontrolables que le atormentaban desde el día de la discusión con Salvador, se presentó en su casa asesinándolo junto al resto de su familia.
Ya se había desquitado, restituido su honor, limpiado su nombre... y escrito el final de sus días.
Tres semanas después fue acribillado a balazos en una emboscada por la Guardia Civil.



Imagen tomada de NicolásdeMálaga.blogspot

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada